Cuatro lecciones que aprendí cuando me despidieron y que me han llevado a crear mi propia empresa

He estado mucho tiempo buscando las palabras y la forma de escribir esto para sacarlo fuera de mí y ordenar la montaña rusa de emociones que han sido los últimos meses.

La posibilidad de que te despidan está ahí siempre; aun así, suele suponer un choque para el que no estás preparado. En mi caso fue un auténtico golpe emocional. Doloroso pero –como ocurre tantas veces en la vida– necesario para cambiar perspectivas y actitudes.

Yo he aprendido lo que sigue, y lo comparto, primero, por si a alguien le sirve mi experiencia para salir de ese agujero de desorientación que es verte en el paro por primera vez en tu vida; y segundo, para explicar la aventura empresarial en la que me he embarcado.

niña con globo Banski dejando ir escapa adios

Sigue leyendo